Ana Hermoso deja claro que la decisión de la salida de Bormujos del consorcio del taxi está tomada

“En este Ayuntamiento no ha habido tarjetas de crédito ni coche oficial ”El presupuesto 2012 bajará en un millón, a pesar de que la situación es saneada.

Ana Hermoso es la artífice de que el voto del centro derecha de Bormujos, que tradicionalmente había ido al independiente Baldomero Gaviño, diera la mayoría al PP, que se quedó a poco de la mayoría absoluta. Ello, a pesar de que el fin del mandato anterior no fue fácil para la edil. Terminó sin el apoyo de Gaviño, su “maestro”, con quien se alternó en la Alcaldía, y sin el de la otra concejal que tenía entonces el PP. Dice sentirse a gusto con sus “cuatro torres”, los alcaldes del PP en Bollullos, Espartinas, Tomares y Mairena. Ha sido incluida como número siete en las listas del PP para el Congreso.

-¿Cómo está funcionando el acuerdo con el grupo de Baldomero Gaviño para facilitar su gobierno tras los problemas del mandato pasado?
-No ha habido problemas con Baldomero. Todo esto fue una escenificación que interesó a alguien en un momento dado. Mi relación con él siempre ha sido excelente. Lo conozco desde hace 18 años, ha sido como un padre y me ha enseñado mucho de lo que sé en política. Sabía que conmigo siempre llegaría a un acuerdo

.-Los buenos resultados del PP, ¿han servido para superar el complejo final de mandato que tuvo?
-Han sido producto del trabajo de un equipo, que luchamos hasta el final. Se ha visto que el pueblo necesitaba un cambio, si los ciudadanos no hubieran estado de acuerdo no hubiéramos ganado.

-¿Sirvió la experiencia para afrontar la nueva etapa de otra manera?
-Por supuesto. La experiencia de gobernar en un momento completamente en solitario y ser como la madre coraje del Ayuntamiento, te sirve. Durante varios meses llevé todo. El nuevo equipo está funcionando muy bien, es gente muy preparada, con ilusión y que está día a día con los ciudadanos, cumpliendo con sus compromisos dentro de las dificultades que tienen todos los ayuntamientos.

-¿Cómo es la situación económico-financiera del Consistorio?
-Éste es uno de los ayuntamientos que se mantienen gracias a la labor del equipo de gobierno anterior. Baldomero Gaviño ha sido un buen gestor y yo he compartido esa gestión durante dos mandatos. Por eso, hoy, hay una buena situación. Estamos pagando bastante bien a los proveedores y las nóminas.

-Pues Bormujos fue uno de los municipios en los que los ingresos por el urbanismo tuvieron mucho peso.
-Pero este Ayuntamiento nunca tuvo tarjetas de crédito para los políticos, no ha tenido coches oficiales, no ha habido viajes, ni ningún gasto superfluo. El dinero no se ha despilfarrado, sino gastado en cosas coherentes.

-¿No tendrán que aplicar recortes de cara al presupuesto de 2012?
-Nuestro presupuesto se tiene que reducir en un millón de euros, que es bastante, para adaptarnos a los ingresos reales. Los recortes se harán en gastos que no se consideren imprescindibles ahora. Lo que no se tocará será el gasto social y el apoyo a las familias.

-¿El ajuste implicará subir tasas o impuestos municipales?
-Muchas se revisaron ya el año pasado y aumentar los impuestos no compensa la merma de ingresos. Al contrario, puede frenar la actividad. Es mucho más efectivo mirar los gastos: las facturas de teléfonos, la electricidad. La interventora también nos ha guiado siempre por el buen camino.

-Bormujos tiene importantes asuntos pendientes con la Junta, el principal el tranvía a la parada del Metro en Mairena. ¿Qué noticias hay?
-Desde que tomé posesión me puse en contacto con la Consejería. Han tardado más de tres meses en darme cita con la delegada provincial de Obras Públicas, Salud Santana. Vamos a reclamar que el tranvía, como estaba prometido, llegue a Bormujos y que la plataforma que han hecho de doble vial no se convierta en un cementerio, con un gasto inútil de farolas. Es la carretera más iluminada del área metropolitana, se ve desde los aviones.

-Bormujos también tenía importantes carencias en Educación.
-Es otra de las reuniones que tenemos pedidas a la Junta. El colegio Padre Manjón sigue con sus caracolas. El Ayuntamiento, a través del Proteja, apostó por hacer un comedor. Nos harían falta un mínimo de dos institutos. Por ahora, que yo sepa, no hay previsto ninguno.

-¿Está esperanzada a que un cambio de gobierno en marzo pueda acelerar las cosas?
-Como alcaldesa, mi mayor ilusión sería que Javier Arenas fuera presidente de Andalucía, porque la comunidad necesita un cambio ya. Es de muy poca vergüenza lo que está pasando en Andalucía, con los ERE y con lo que no son ERE.

-Una de las decisiones del anterior mandato fue salirse del consorcio del taxi. ¿Van a volver?
-Es una decisión tomada. Incluso vamos a estudiar sacar nuevas licencias para Bormujos.

-¿No es incongruente que se hable de movilidad metropolitana y ese servicio vaya por libre?
-La mancomunidad no ha querido arreglar el problema. El consorcio ha intentado boicotear el pueblo de Bormujos. Desde la centralita única no se llamaba a los taxis del municipio cuando había servicios al hospital comarcal de Bormujos. No había un reparto equitativo del trabajo.

-¿En qué fase está el PGOU?
-Lo más importante es que se ha aprobado una modificación parcial del plan empresarial, El Pétalo, con lo que entrará muy pronto en funcionamiento. Estamos seguros de que va a salir adelante porque hay muchas empresas interesadas en instalarse y tiene una ubicación fantástica donde coinciden Gines y Espartinas. Está para pedir licencia de obras y empezar a urbanizar. Podemos llegar a tener cosas incluso en un año y medio. Por eso digo que Bormujos no está tan mal: también se ha pedido la licencia de obras para la Escuela de Enfermería de del San Pablo CEU y para hacer un colegio privado. Están entrando proyectos muy interesantes. También estamos a punto de inaugurar la piscina cubierta.

-¿Cómo está siendo la relación con la oposición en estos meses?
-Es cordial con algunos miembros y muy mala con el portavoz del PSOE, porque va diciendo mentiras, como con el asunto de los asesores. Es incierto que haya contratado a cinco, sí que he firmado un contrato con Antonino Gallego, ex alcalde de Bollullos, por 18.000 euros al año. Me he querellado contra el portavoz del PSOE. He aguantado muchas mentiras.

Noticia original: Diario de Sevilla



 
powered by Blogger | For Blogservices